Riquelme baja por tres semanas

22 03 2008

roman.jpgRiquelme se lesionó el jueves pasado cuando Boca cayó 2-0 en Chile ante Colo Colo y si se cumplen los plazos de recuperación anunciados por el cuerpo médico recién podría reaparecer el 8 de abril ante Atlas de México.
Buenos Aires, Argentina.- Juan Román Riquelme, cerebro de Boca Juniors, sufrió un desgarro que le demandará por lo menos tres semanas sin jugar, por lo que se perderá el desquite del jueves ante Colo Colo por la Copa Libertadores y tres fechas del torneo Clausura argentino.

Riquelme se lesionó el jueves pasado cuando Boca cayó 2-0 en Chile ante Colo Colo y si se cumplen los plazos de recuperación anunciados por el cuerpo médico recién podría reaparecer el 8 de abril ante Atlas de México.

“Riquelme padece de un desgarro en el aductor medio del muslo derecho y estará entre tres y cuatro semanas sin jugar”, dijo en la noche del viernes el médico de los “xeneizes” José María Veiga.

Su lesión se produjo a los 30 minutos cuando fue a patear un tiro libre y acusó en tirón en su pierna.

La ausencia de Riquelme, de 29 años, priva a Boca de su jugador más influyente, no solo ante Colo Colo sino en por lo menos tres partidos del Clausura, en el que está entreverado en el pelotón de arriba.

“Con o sin Riquelme, Boca puede jugar bien”, dijo el técnico de Boca Carlos Ischia, quien dio a entender que su reemplazante sería Leandro Gracián, ex enlace del Monterrey mexicano, aunque no descartó a Neri Cardozo, Jesús Dátolo y Lucas Castromán.

“Tengo una confianza muy grande en Gracián; y no sólo en él, confío en todos”, subrayó Ischia.

Boca necesita ganarle a Colo Colo, ya que está relegado en el tercer puesto del Grupo 3 con cuatro puntos, dos menos que su próximo rival y Atlas, y tres más que Maracaibo de Venezuela.

Anuncios




Beijing 2008: Riquelme será capitán de seleccionado argentino de fútbol

16 03 2008

roman.jpgEl talentoso futbolista Juan Román Riquelme, de Boca Juniors, será el capitán del seleccionado argentino en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, según reveló este sábado el técnico del equipo, Sergio Batista.

“Riquelme será el capitán en los Juegos Olímpicos. Siempre fue un gran jugador, pero hoy mentalmente demuestra estar en un gran nivel. Ojalá llegue así a Beijing”, auguró el entrenador en declaraciones radiales.

El centrocampista ofensivo fue elegido por Batista, junto a Martín Demichelis (Bayern Munich de Alemania) y Javier Mascherano (Liverpool de Inglaterra), como representante mayor de 23 años en la competencia.

Además, el entrenador expresó que probablemente viaje a Arroyo Seco, cerca de la ciudad de Rosario, para entrevistarse y conocer a Lionel Messi (Barcelona de España), quien arribó ayer para continuar la recuperación de un desgarro en la pierna izquierda.

Batista dijo que si alguno de los tres mayores de 23 años elegidos no es autorizado a concurrir a Beijing, llamará a Julio Cruz, Esteban Cambiasso (ambos del Inter de Italia) o Gabriel Milito (Barcelona).

“La obligación de los clubes es dar los jugadores 14 días antes y nosotros los pedimos antes. Hay que manejarlo con pinzas. Uno tiene que tener la misma relación, porque son jugadores de la selección mayor que después van a seguir siendo citados”, indicó.

“Esperemos que no pase nada. Cruz, Cambiasso y Milito están en esa lista previa”, sostuvo.

Batista difundirá el próximo martes la nómina de 40 futbolistas preseleccionados para comenzar los entrenamientos con vistas a los Juegos Olímpicos.

Al respecto, elogió que Argentina tiene “una cantidad de jugadores que cualquier técnico quisiera tener”.(CIIC)





Riquelme salvó a Boca de una derrota ante Independiente

9 03 2008
roman.jpgEl equipo que conduce Carlos Ischia no pudo mantener la punta del campeonato, aunque pudo recuperarse de una derrota segura ante Independiente. Cáceres -en contra- y Riquelme, los goles del partido.

BUENOS AIRES.- Juan Román Riquelme brindó ayer una verdadera lección de sus mejores cualidades futbolísticas y llevó a Boca a un empate que parecía impensado, de acuerdo a las numerosas situaciones adversas por las que debió atravesar su equipo durante el partido contra Independiente, en la Bombonera, por la quinta fecha del torneo Clausura.

Sin su goleador, Martín Palermo, por acumulación de tarjetas amarillas, el conjunto “xeneize” sufrió la falta de contundencia de su histórico delantero, que contrastó con la buena fortuna de los “Rojos”, que se pusieron en ventaja cuando sólo se jugaban seis minutos, por intermedio del zaguero Julio César Cáceres, en contra.

Hasta ese momento, Independiente había mostrado argumentos sólidos como para aspirar a ese triunfo parcial, en el marco de un encuentro muy parejo y con acciones de peligro en ambas áreas: la prolijidad en el manejo de la pelota de Fredy Grisales, las subidas de Gastón Machín por la derecha, la “explosión” del “Rolfi” Daniel Montenegro y la potencia ofensiva de Germán Denis.

Boca pareció sufrir el cimbronazo del primer tanto, conseguido a merced de la mala fortuna del defensor paraguayo, pero también debido a un acierto ofensivo de los visitantes, luego de una buena combinación entre Montenegro y Machín, que el volante culminó con un fuerte y cerrado centro que el zaguero terminó empujando al gol. (EL Siglo)





Juan Román Riquelme recibió “perdonazo” en multas de tránsito, según revista argentina

7 03 2008

roman.jpgEl volante, quien debía pagar unos 1.250 dólares por sus multas, habría sido beneficiado por la calidad de ex presidente de Boca Juniors del edil de la capital argentina, Mauricio Macri.

El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, “perdonó” a Juan Román Riquelme todas las multas de tránsito que el futbolista de Boca Juniors acumuló desde marzo de 2007, reveló una nvestigación publicada este viernmes por la revista trasandina Veintitrés.

El listado, según señala el informe del que este se hizo eco la prensa argentina, incluye faltas graves, como violar la luz roja de los semáforos, exceso de velocidad, omitir el uso del cinturón de seguridad y hablar por teléfono móvil mientras conducía su vehículo.

Voceros de Macri, quien fue presidente de Boca Juniors hasta que asumió la jefatura de Gobierno de la capital argentina en diciembre pasado, admitieron a Veintitrés que a Riquelme “se lo eximió de algunos pagos de multas”, pero deslindaron responsabilidades en el funcionario que efectuó el trámite.

Fuentes de la alcaldía explicaron al diario Crítica que la llegada del futbolista a la dependencia oficial en la que se presentó para pagar sus infracciones se “revolucionó” con la llegada de Riquelme.

“La gente hacía cola para fotografiarse con él”, destacaron antes de precisar que, como a cualquier persona, al jugador se le designó un funcionario para que analizara su caso.

Veintitrés señaló que Riquelme debía pagar unos 1.250 dólares por sus multas y “a las arcas del Gobierno de Buenos Aires ingresaron 55 dólares”.

“Es el funcionario controlador quien debe determinar cuáles multas deben pagarse. Puede haber actas mal confeccionadas por errores de quienes las labraron o porque la foto no muestra la placa del auto con claridad”, dijeron las fuentes del Gobierno de Buenos Aires consultadas por Crítica. (EFE)





Riquelme, más ídolo que Maradona en Boca

2 03 2008

BUENOS AIRES (AP) – Juan Román Riquelme dijo que “tantas demostraciones de cariño me dan vergüenza”, después que en una encuesta cibernética en el sitio oficial de Boca Juniors sus hinchas lo votaron como el máximo ídolo en la historia del club, por encima de Diego Maradona.

“Es que tenemos la costumbre de acordarnos de los que estamos hoy, pero Boca seguramente ha tenido y tiene muchos ídolos”, dijo Riquelme en la noche del viernes, horas después de conocida semejante distinción.

“A mi me hace feliz que la gente de Boca me tenga cariño, pero tantas demostraciones de cariño me avergüenzan”, agregó el enlace de 29 años en reunión de prensa tras participar de un aviso publicitario de calzados de fútbol que llevarán su nombre.

Riquelme recordó que Boca tiene “más de cien años” por lo que consideró que “seguramente tendrá muchos más ídolos, y algunos ya no estarán entre nosotros”.

“En Boca hubo un montón de ídolos y Diego es lo máximo, nuestro Dios; es el más grande, en Boca y en la selección”, subrayó Riquelme.

Sin embargo, los boquenses lo eligieron como el máximo ídolo de Boca por sobre Maradona, considerado junto con Pelé el mejor jugador en la historia del fútbol mundial.

Maradona fue campeón con Boca en 1981. Un año después se fue al Barcelona de España, para seguir luego en Napoli de Italia, Sevilla de España y Newell’s de Argentina hasta que regresó a Boca en 1995 para retirarse del fútbol dos años después.

Votaron 65.160 internautas y Riquelme logró el 33,37% de los sufragios, mientras que Maradona cosechó el 26,42% y tercero finalizó Guillermo Barros Schelotto, ahora jugador del Crew de Columbus, con el 21,36%.

En el cuarto lugar fue elegido el goleador y capitán de Boca Martín Palermo con el 7,63% y quinto figuró Carlos Tevez (Manchester United) con el 4,15%.

Fuente: ar.sports.yahoo.com





Riquelme quiere a la “Bruja”

2 03 2008

Riquelme dijo que “Verón es importante para nuestro fútbol y ojalá pronto esté en la selección”.

Juan Román Riquelme no tuvo reparos en afirmar que “(Juan Sebastián) Verón no es solamente el jugador importante de Estudiantes, es importante para nuestro fútbol y ojalá pueda seguir jugando como lo está haciendo y pronto esté en la selección”.

En cuanto a la posibilidad de que Martín Palermo sea convocado al seleccionado, el conductor de Boca consideró que “eso habría que preguntarle al Coco (por el seleccionador Basile). Si digo algo, van a decir que Riquelme lo está pidiendo”.

“Yo soy amigo de Martín, lo quiero mucho y estoy convencido de que no va a hacer uno, va a hacer los quince goles que algunos dicen que le faltan, así no quedan dudas de que es el máximo goleador de club”, manifestó.

Añadió que “él (Por Palermo) está mentalizado en que a nosotros nos vaya bien, que el equipo pueda pelear el campeonato, no se vuelve loco con hacer un gol más o un gol menos”.

Sobre declaraciones de compañeros suyos, como Rodrigo Palacio y el propio Palermo, así como de futbolistas de otros clubes que lo consideran el mejor del fútbol argentino, Riquelme apuntó que se siente “feliz de estar acá. Es mi casa, mi club y puedo ponerme mi camiseta cada miércoles y cada domingo. Después, cada uno tiene distintos gustos en el fútbol y puede elegir a quien quiera, es libre de opinar”.

“Tenemos la suerte de que en nuestro país nos gusta mucho el fútbol -añadió-, así que todos decidimos quién es el mejor. A uno lo pone feliz cada vez que escucha a un compañero que habla bien, que demuestra cariño. A mí me hace feliz que Rodrigo cada vez se sienta mejor y esté jugando mejor. Para mí es muy lindo lo que él dice, pero no hay que volverse loco”.

Por último, ratificó Riquelme que San Lorenzo de Almagro cuenta con un gran plantel y que le falta “ganar. Si San Lorenzo hubiese ganado, hoy seguramente no estaríamos diciendo nada de San Lorenzo. Pero sigo sosteniendo lo mismo”.

“En algún momento va a salir adelante, porque tiene grandes jugadores, algunos de selección también. Y no me quedan dudas de que tiene un gran técnico y que cuando empiece a ganar, va a ser uno de los equipos más difíciles del torneo”, concluyó.





Riquelme: más allá de un destello, no tuvo el regreso que él esperaba

11 02 2008

Asistió con un muy buen pase a Palacio en el gol de Boca, pero no jugó bien y sus compañeros lo sintieron

roman.jpg ROSARIO: Pasaron varios meses de aquella Copa Libertadores conseguida en 2007 con él como figura determinante. Entre la inactividad y los partidos con el seleccionado argentino, su sueño seguía intacto: volver para ponerse la camiseta de Boca. Disfrutó de un clásico ganado a River en Mar del Plata, pero el verdadero regreso fue ayer, por los puntos oficiales y ante Central. El Gigante de Arroyito estaba expectante, aunque vio poco de lo que Juan Román Riquelme es capaz de producir.


Apenas un destello le alcanzó al N° 10 para decir presente: un muy buen pase a Rodrigo Palacio a los 28 minutos del segundo tiempo que puso a Boca en ventaja. Sin embargo, no tuvo un buen partido. Estuvo impreciso, algo lento y sin cambio de ritmo para los finales de las jugadas. Incluso jugó libre, porque Leonardo Madelón, DT de Rosario Central, cumplió con su promesa y no le hizo marca personal. El que lo siguió más de cerca fue Leonardo Borzani, pero apenas eso. Hasta llamó la atención que no pateó los córneres, responsabilidad que estuvo en los pies de Morel Rodríguez (desde la izquierda) y Neri Cardozo (desde la derecha).

Riquelme tiene varios frentes para 2008: el torneo Clausura, la Copa Libertadores y la Recopa Sudamericana (primer semestre), el torneo Apertura y la Copa Sudamericana (en el segundo semestre) con Boca; las eliminatorias con el seleccionado mayor y los Juegos Olímpicos de Pekín con el Sub 23. Fue por eso que, luego de jugar los 90 minutos del amistoso con Guatemala en Los Angeles en la madrugada del jueves con el Sub 23, regresó a Boca 48 horas antes del choque de ayer ante Central junto con Jonatan Maidana, el otro futbolista xeneize convocado por Sergio Checho Batista.

Se lo vio algo cansado, estático y frente a Rosario Central tuvo discusiones con varios compañeros, como Alvaro González, Jonatan Maidana y Neri Cardozo. Encima, fue el único futbolista de Boca silbado por los simpatizantes canallas .

Kily González, autor del gol de Central, lo destacó: “Quizá Riquelme no tuvo con nosotros un nivel como el que viene demostrando últimamente, pero siempre es importante. Se vio que en la jugada del gol apareció libre una vez y le alcanzó para asistir a Palacio. Igual, Boca es uno de los mejores y Riquelme suele manejar los tiempos del equipo. Va a andar muy bien”.

Riquelme es mucho más que el N° 10 de Boca. Es el líder del equipo y trata de ayudar a sus compañeros, de potenciar sus rendimientos. Ayer no pudo con Neri Cardozo o Alvaro González o Palermo, pero sí con Palacio en la jugada del gol. El es el primero en reconocer puertas adentro cuando no juega bien, pero hace tiempo que toma las riendas del equipo dentro y fuera del vestuario. Como cuando viajó a Japón para ser parte del plantel en el Mundial de Clubes. Pese a que no podía actuar porque no fue habilitado por la FIFA, viajó, se entrenó y compartió las concentraciones de Tokio y Yokohama con sus compañeros. Hasta arengó a sus compañeros antes de cada partido y estuvo con ellos luego de la dolorosa derrota ante Milan.

Por eso, Ischia no teme que la figura de Riquelme quede por encima de él, ya que el entrenador lo definió como un “líder positivo”, alguien que le da gusto dirigir y un “jugador exquisito, distinto”.

Ayer no pudo desplegar todo su potencial ante Central, pero nadie mejor que él sabe que es sólo el comienzo.

235 días pasaron de la última vez que Riquelme se había puesto oficialmente la camiseta de Boca: fue el 20 de junio de 2007, en la final de la Copa Libertadores ante Gremio, en Brasil. (LaNacion)